La terapia Craneosacral es una técnica manual sutil, que ayuda a restablecer los procesos naturales de reequilibrio y curación del cuerpo.

El fundador de la Terapia Craneosacral ha sido el Dr. Sutherland. Quien comprobó que los huesos del cráneo no están soldados y realizan un movimiento o pulsación, debido a la fluctuación del líquido cefalorraquídeo, que circula desde el cráneo, por la espina dorsal hasta el sacro.

Este movimiento o pulso, también llamado movimiento respiratorio primario,  nutre nuestro sistema nervioso y también es parte de nuestro sistema circulatorio. Este «pulso» lo puede percibir el terapeuta en la movilidad de los huesos de la cabeza y en el sacro, el mismo se transmite al resto de nuestro organismo y al estar alterado , también afecta nuestra salud.

En la sesión se liberan las tensiones y la energía que generan contracturas y retracción, produciéndose una intensa relajación, esto permite incrementar su vitalidad y que el individuo tratado utilice sus recursos de autocuración.